El Reiki es un técnica o terapia milenaria de origen japonés que el maestro Mikao Usui recuperó a finales del siglo XIX y que, desde entonces, ha ido extendiéndose hasta contar, en la actualidad, con millones de seguidores en todo el mundo.

La Federación Española de Reiki lo define como un método sencillo de aprender y enseñar para conseguir el propio equilibrio y eliminar cualquier dolencia que impida nuestro bienestar. Para conseguirlo, el Reiki se basa en canalizar la energía interior y también la que nos rodea, para poder aplicarla allí donde exista un bloqueo energético que sea el responsable de ese dolor.

El Reiki es una disciplina holística que se centra en todos los aspectos de la persona actuando a nivel físico, mental y emocional. Las manos son el elemento trasmisor que sirve para llevar esa energía positiva allí donde es necesaria de cara a que actúe sanando aquello que no va bien.

Para evitar confusiones, la Federación de Reiki aclara que esta disciplina no se trata de una religión, de una filosofía o de un don que puedan tener determinadas personas, sino de una terapia complementaria que en la actualidad es una de las aplicada en el mundo.

¿Cómo actua el Reiki?

Depresión, estrés, ansiedad… y también alivio y mejoría en multitud de dolencias físicas. Practicar Reiki consiste en adquirir los conocimientos necesarios para captar la energía interior y exterior y tratar de llevarla, a través de las manos, al punto donde se encuentre el dolor para sanar o proporcionar alivio.

La Alianza Española de Reiki explica que existen distintas manera de aplicar los tratamientos de Reiki según la dolencia que se quiera mejorar, siempre teniendo en cuenta la necesaria integración entre cuerpo, mente y espíritu.

El Reiki se aprende y no solo busca la sanación a través de la energía, sino el crecimiento de la persona mejorando su percepción de todo lo que le rodea. Además, esta terapia complementaria, que nunca sustituye al diagnóstico y tratamiento médico, puede autoaplicarse y también ser aplicada en otras personas a las que intentes ayudar con el fluir de la energía.

Los cursos de Reiki se dividen en distintos niveles y en ellos se aprende, entre otras cosas, a cambiar las emociones negativas por positivas potenciando estas últimas, y a saber utilizar las distintas posiciones de manos para intentar proyectar la energía y tratar cada tipo de dolencia.

En Estados Unidos, Gran Bretaña y también en España algunos hospitales ya ofrecen la posibilidad de complementar el tratamiento tradicional con la terapia Reiki como una manera más de intentar alcanzar la salud y el bienestar.

¿Beneficios del Reiki?

Como todo medio de tratamiento no invasivo este tratamiento o sistema de curación y preventivo, trae un sinfín de beneficios para salud, claro esta estos resultados son realmente positivos de, aplicarse por personas realmente capacitadas y entrenadas en este arte.

Para enumerar algunos de los beneficios del aporte de Reiki para la salud, se pueden denominar los siguientes:

  • Es un sistema que actúa y trata absolutamente en todo ámbito en lo físico, emocional, mental y espiritual.
  • El Reiki acelera la curación interiorizada o auto curación, ya que extrae del participante la energía capaz de aliviar cualquier mal que padezca.
  • Armoniza y equilibra las vibraciones de la mente y el cuerpo.
  • Lleva al ser a un estado de relajación real y profunda.
  • Equilibra los chakras o centros energéticos.
  • Incentiva al crecimiento espiritual y personal.
  • Ayuda en cuanto al aporte de sensaciones de alegría.
  • Potencia la autoestima y brinda más confianza.
  • Combate el estrés.
  • Hace que el participante logre un reencuentro consigo mismo.
  • Es la mejor preparación que se puede tener previo a una operación o cirugía, al igual ayuda después de esta a su sanación.
  • Disminuye considerablemente las migrañas, elimina los dolores menstruales y la depresión.
  • Ayuda con trastornos como la bulimia y la anorexia.
  • Es aplicable para ayudar a curar animales y plantas.